Sistema hidraulico

El mundo de la maquinaria pesada se puede dividir en dos “bandos”, el neumático y el sistema hidráulico. El primero debe su funcionamiento al aire comprimido, mientras que el último al líquido hidráulico. Ambos son eficientes dependiendo que cómo quiera que se comporte su vehículo y cuáles sean sus necesidades.

Los sistemas hidráulicos son altamente conocidos y son uno de los más importantes, cada vez es necesario su entendimiento debido a la efectividad que han logrado con la tecnología. Algo curioso es que se puede operar a altas temperaturas, ciclos rápidos y presiones altas, ya que estos fluidos son apenas los segundos de mayor rapidez  después de la electricidad.

Funcionamiento

Este es un sistema comprendido por diferentes componentes interconectados que transportan el líquido. Con él se controla el flujo de los fluidos en cuestión, como si se tratara de una red de tuberías. Se envía el aceite a presión al cilindro para actuar, ello permite que el cilindro pueda mover grandes y pesadas cargas o cualquier otra actividad que se amerite gran fuerza.

Ventajas y desventajas del sistema hidráulico

Ventajas:

  • No se sobrecarga ni tiene tendencias a sobrecalentarse.
  • Es flexible, pero transmite fuerza como si se tratara de una vara de hierro.
  • Sus elementos se pueden revertir y frenar, incluso durante la marcha.
  • Es simple, son pocas las piezas en movimiento.

Desventajas:

  • Exige mucho mantenimiento.
  • Las velocidades son bajas en los actuadores.
  • Sus componentes son caros.
  • Hay riesgo de explosión e incendio si no se usan fluidos que resistan al fuego.

Aunque al estar nuevos los vehículos, no se demanda por un tiempo ser revisado el sistema, siempre es recomendable seguir los consejos que establece el fabricante, sobre todo en el primer año para asegurarse de que funcione como debe y evitar fallas a futuro

Su mantenimiento es algo engorroso, lo ideal es que sea realizado por un profesional de la materia y evitar correr riesgos con sus máquinas. Su revisión consiste en comprobar las instalaciones hidráulicas al ponerlas en marcha, revisar el líquido, los filtros y el refrigerador de aceite. Un vehículo tan grande como un camión no solo es un peligro para su conductor también para quienes lo rodean.

El momento de enfrentar averías puede ser preocupante porque son piezas o componentes caros, más hay opciones como los desguaces que pueden minimizar considerablemente el desembolso, manteniendo la calidad. Visite http://www.desguacescamiones.net, un directorio electrónico con la información necesaria para ubicar estos establecimientos de forma rápida desde donde se encuentre.