Cuando salimos de la rutina

Cada mañana realizas las mismas tareas, suena el despertador y te despiertas, remoloneas en la cama cinco minutos y te levantas, vas derecho a la ducha en la que pasas unos minutos y después procedes al aseo diario. Tras esto preparas un café bien cargado y te lo tomas de pie porque ahora te hacen falta los cinco minutos de más has estado en la cama. Coges de la nevera la comida de hoy bien distribuida en dos tupper que preparaste la noche anterior. Bajas al garaje y procedes a coger el coche para ir al trabajo, sales del garaje y te vas al curro.

Retrocedamos hasta bajas al garaje y procedes a coger el coche, el coche no arranca, ¿Qué le pasa? Si le hicieron la revisión el mes pasado ¿Ahora qué hago? Pues llegar tarde al trabajo, porque entre unas cosas y otras y mientras que llegas a la parada del autobús y lo coges y llegas al trabajo, han pasado más de cuarenta minutos, lo cual te da mucha rabia porque la única excusa que puedes poner es que el coche no ha arrancado, y está muy usada ya, prácticamente como la de me he dormido o se ha muerto mi abuela, no hay creatividad con las excusas.

Esa tarde llamas a un mecánico que te da el notición del mes, El motor del coche a cascado, a muerto, esta caput. El mecánico te sugiere que busques motores de segunda mano que te van a salir más baratos y dan muy buen resultado. Lo meditas y tras pensarlo un poco decides
visitar motoresdesegundamano.eu a ver que te dicen de tu coche, a ver si con un poco de suerte encuentras un motor para tu coche y te quitas ese marrón de encima. La verdad es que lo esperas desesperadamente, de lo contrario vas a tener que comprar un coche nuevo y la verdad es que tu economía no está en sus mejores tiempos. De hecho si consigues un motor de segunda mano, es probable que le tengas que pedir apoyo económico a tu padre.

Te da mucho coraje porque eres totalmente independiente y también te gustaría serlo económicamente hablando, pero tal y como está la situación en España, no puedes darte muchos lujos, y  mucho menos pagar un pastón por un arreglo al coche, al final acabaras comprando un bono bus para poder desplazarte.