Al mal coche darle prisa

Recuerdo a mi abuela decir “al mal tiempo, darle prisa”, lo que significaba que si hay algo que nos cause alguna dificultad es mejor enfrentarlo, tratar de resolverlo de la manera más conveniente posible, y salir de ello cuanto antes. De nada nos sirve retrasar las acciones que se deben tomar cuando un problema está latente, más aún cuando amenaza con empeorar.

Y lo anterior ocurre precisamente cuando el coche presenta una avería tras otra, se va comiendo nuestros ahorros en interminables reparaciones, nos deja botados en la vía, no podemos cumplir con nuestros compromisos, incluso resulta un riesgo por las consecuencias que puedan generar esas fallas. La tendencia de lo que probablemente suceda con un vehículo en mal estado, es que continúe su proceso de destrucción.

En función de lo expuesto, insistir en apostar por un coche que ya ni siquiera por interés ningún mecánico se quiera hacer cargo, porque reconozcan que es una pérdida de tiempo y que además, hasta puede afectar la reputación del taller, dado que a nadie le conviene que digan que un vehículo con tantas averías estuvo en determinado establecimiento de reparación automotriz.

Estaciónelo y…

Lo primero que debe hacer, como individuo responsable ante la seguridad de los demás, la protección del medio ambiente y la integridad propia y de los suyos, es detener el automóvil. No continúe transitando en un vehículo que puede ocasionar daños a los demás o a usted mismo.

Pero aparcado por tiempo indefinido en su cochera tampoco es una solución, simplemente es el paso previo antes de deshacerse totalmente del mismo. Recordemos el dicho, hay que darle prisa a las acciones correspondiente para salir del problema.

Y para salir del inconveniente, no tiene que hacer un gran esfuerzo, simplemente sentarse, tomar una copa de vino y encender el ordenador. Busque en Internet desguaces online de coches, y solicite la tasación del suyo. Se sorprenderá de lo que son capaces de pagar estos negocios por quedarse con su quebradero de cabeza, ellos le quitarán ese tormento y le pagarán muy bien.

De todos modos, no se quede con la primera propuesta que reciba, procure entrar a sitios que se dediquen a este sector de la economía, porque algunos no solo pagan por el coche, sino que también se encargan de los trámites para darle de baja ante la DGT sin que usted deba hacer algo.